miércoles, septiembre 07, 2005

Si estás muerto, tocá el timbre


Sorprendidos por lo novedoso de la situación, el municipio local analiza si habilita o no la aplicación de un detector de vida en el cementerio, invento de un joven sanrafaelino para descubrir si alguna persona fallecida tiene un segunda oportunidad de volver a vivir.
“Este equipo sirve para salvarte de una inevitable muerte por asfixia cuando ya estás dentro del féretro”, explicó Ariel Gómez, inventor del aparato eléctrico a 12 voltios que se coloca dentro del cajón, “por si ocurriera un caso como el de ciertas personas que creídas fallecidas, volvieron de la muerte para contarlo”.
Como único, inédito y revolucionario, el invento sanrafaelino puso en una encrucijada a las autoridades municipales, quienes aún no saben si otorgarle o no la habilitación para ingresar el equipo a la necrópolis. Para el secretario de Hacienda, Javier Cófano, los principales obstáculos son “el hecho de que ingresen personas ajenas al cementerio, y la falta de espacio que actualmente existe en el sector de los nichos”.
Desde hace casi un año, Gómez aguarda una resolución favorable del área de Asuntos Legales que le permita ofrecer su servicio a los deudos. El novedoso equipo actúa básicamente como una alarma conectada al cuerpo de la víctima, ya que ante la posibilidad de que ésta volviera a moverse, se activa un circuito eléctrico dentro del féretro que avisa inmediatamente a través de una sirena.
“Quiero una solución definitiva a este problema ya que todo el año me tuvieron a la espera, y ya tengo una casa velatoria y hasta una obra social que accedieron a contratar mis servicios”, señaló el inventor.
Según comentó a diario UNO, el `Detector de Vida´ “surgió a partir de relatos verídicos de personas que habían sido declaradas muertas, y de forma extraña, después de horas, regresaron a la vida”. Algunos dicen que puede tratarse de catalepsia: una enfermedad nerviosa caracterizada por la pérdida de movilidad voluntaria y rigidez plástica de los músculos, aunque las funciones circulatorias, respiratorias y digestivas continúan y pueden disminuir hasta hacerse imperceptibles.
Desde hace un tiempo, Gómez cuenta con un dictamen provisorio del departamento de Legales, aunque dijo que cuando fue a Rentas “no me lo quisieron firmar hasta que se hiciera una ordenanza municipal”. Lo cierto es que el muchacho no tiene el permiso, aunque cuenta con una empresa funeraria que ya le prometió ofrecer su servicio y varios clientes en lista de espera.


(Los destacados en bold son míos).

Publicado en Diario UNO de Mendoza el domingo 4 de setiembre

18 Comments:

At 3:30 p. m., Anonymous Fernando G. Toledo said...

Hola. Te escribo desde mi ataúd. La hago corta porque estoy incómodo: ¿le podés decir al pelotudo que inventó ese sistema que hace cuatro días que estoy despierto y la puta alarma no suena? Ah: y más vale que corra rápido. Porque lo que pienso hacer apenas salga es meterle el timbre en el culo y matarlo. A ver cómo le suena a él la reverenda cagada que inventó.

 
At 1:20 a. m., Blogger Patricia Rodón said...

Fer. Mi amore. ¡Qué alegría! No te has muerto. Ya mismo te voy a rescatar y a avisarle al boludo del invento que el culo le va desafinar mal. Ahora, entre nosotros, contame, ¿cómo es eso de volver de la muerte? ¿Qué sentiste? ¿El túnel blanco existe?
¿Viste a gente muerta? ¿Viste ángeles?

 
At 4:50 p. m., Anonymous Fernando G. Toledo said...

PATRI: Que quede entre nosotros: no estaba muerto, andaba de parranda.

 
At 9:49 p. m., Blogger Patricia Rodón said...

Fer. Si la Sprite pega así, convidame. Mirá vos, de parranda en el cementerio. ¿No te sale el monstruito gótico, el Poe que hay en vos para hacer una visita nocturna al cementerio? Confieso que a mí me tienta. Hay poemas allí. Sólo necesitan que alguien los escuche.

 
At 9:55 a. m., Anonymous Hernán said...

Patri: me encantó y me sorprendió más este espacio sobre la ficción que tiene toda ciencia. Con respecto a este luctuoso artículo...¿Qué hubiera escrito Gabriel García Márquez en el cuento "Blacamán..." con este invento tan "revitalizador"?

 
At 4:21 a. m., Blogger Patricia Rodón said...

Hernán. Lo siento, te/me debo la lectura de ese cuento. O lo leí y no me acuerdo. ¿En qué libro de GGM está? Gracias por el memo, lo espero.

 
At 9:26 p. m., Anonymous rubén angel said...

Patri querida, los que provenimos del Este sabemos que El túnel existe, no tiene luz blanca (diría todo lo contrario) y lejos de morir, allí igualmente uno acaba. Misterio que ni Razón atea ha logrado develar. Eso sí, tiene timbre: pero para pedir algo para tomar. Es, claramente, un "semen-terio". Te lo recomiendo. En cuanto al sanrafaelino, el tipo es un vivo.

 
At 1:13 a. m., Blogger Patricia Rodón said...

Rubén. Gracias por la visita. ¿El túnel existe? ¿Cuál es el opuesto de luz blanca? ¿De verdad hay un timbre? Me gustó lo de sementerio (en la historia de la palabra cementerio debe haber varios cruces lingüísticos, indagaré al respecto). Me parece que los del Este también son unos vivos.

 
At 6:36 p. m., Anonymous Hernán said...

Patri: soy un "no tan vivo" del Este mendocino. El cuento de Gabo está en la colección de "La increíble y triste historia de la Cándida Eréndira y su abuela desalmada".
Rubén: conozco ese túnel con timbres del que hablás. Lo malo era cuando estabas a punto de tener una "pequeña muerte" y sonaba la dichosa chicharra porque se te había "acabado" paradójicamente el turno.

 
At 9:27 a. m., Anonymous Fernando G. Toledo said...

PATRI: Una visita al cementerio, de día o de noche, debe de ser muy aburrida a menos que te encontrés con uno de esos estudiantes tragas de medicina que andan buscando cráneos para estudiar y sacarse un 10 (leyenda urbana). Saber que no hay fantasmas hace la cosa muy poco atractiva. Ya sabés: dan más miedo los vivos que los muertos.

RUBÉN: El Túnel dichoso da para más libros que los que el cararrota de Sueiro ha puesto en el mercado. En cuanto a los que allí han acabado, se comenta que salen más vivos que antes.

 
At 11:09 p. m., Blogger Patricia Rodón said...

Amigos del Este. A esta altura del polvo sobre el ataúd me queda claro que "El túnel" es un telo al que ustedes le han puesto empeño para que progrese. Si salieron más vivos de allí, sus post no lo atestiguan. Lo que es obvio es que salieron más contentos.

Fer. Los fantasmas existen, están en todas partes. Vivos, muertos, en camino a, con prisión domiciliaria o en la puta cárcel jugando al fútbol. Los fantasmas existen. Y para no irme por el borde de ninguna sábana blanca, los fantasmas son nuestros padres muertos, nuestros hijos muertos y toda nuestra genealogía que dejó de putear en catalán, valenciano o manchego o latín (vos si que estás jugado con el apellido) y se fue. Pero no se va. Sigue en tus genes.
Tu doble hélice está llena de la información de tus fantasmas.

 
At 11:18 a. m., Blogger Fernando G. Toledo said...

PATRI: No son fantasmas, son recuerdos, son información genética y son lamentaciones que no nos dejan de hacer llorar. Los fantasmas son otra cosa: una fabulita para que tengamos miedo, como si para tener miedo no tuviéramos mejores excusas.

 
At 10:24 a. m., Anonymous Asesino de pinochos said...

Pido que por favor no le avisen a los Pinochet que existe el aparato para avisar si se resucita. No vaya a ser que, cuando lo entierren, el viejo culiado se despierte en el cajón y quiera salir. En todo caso, pónganle el aparatito con una pila gastada, y que grite todo lo que quiera...

 
At 10:24 a. m., Anonymous Asesino de pinochos said...

Pido que por favor no le avisen a los Pinochet que existe el aparato para avisar si se resucita. No vaya a ser que, cuando lo entierren, el viejo culiado se despierte en el cajón y quiera salir. En todo caso, pónganle el aparatito con una pila gastada, y que grite todo lo que quiera...

 
At 10:48 p. m., Blogger Patricia Rodón said...

Asesino de Pinochos. Tranquilo. Ese cabrón, además de muerto, va a estar asesinado. O sea, cero problema. Los únicos objetos con los que deberían enterrarlo sería un estropajo en la boca (boca abajo), un sable que vaya de oreja a oreja, dos balas en cada ojo y una cruz gruesita en el culo. Con eso, está listo para el asador.

 
At 2:16 p. m., Anonymous Anónimo said...

Reza un adagio pupular;¨La Ignorancia es atrevida¨y tal parece que de ignorancia es que padecen algunos que han escrito en este blog acerca de este particular invento. Es una idea interesante para evitar la muerte por catalepsia, que es muy frecuente en persona a quienes se les ha declarado muerte cerebral,y lamentablemente sufren los horrores de muerte por asfixia y sofocamiento.Muy bien inventor !!!

 
At 7:25 p. m., Blogger iveguns1 said...

interesante artículo. super interesante ´blog: literatura + ciencia. saludos desde Perú.

 
At 11:51 a. m., Anonymous Anónimo said...

BUENO DE CASUALIDAD ENCONTRE ESTE FORO OIGAN NO SE BURLEN MIRA POR LO MENOS HAY ALGUIEN QUE PARECE LOCO PERO EN REALIDAD NO ES ASI..LES CUENTO YO TENGO UNA AMIGUITA QUE ELLA SE SUPONIA QUE ESTABA MUERTA CLINICAMENTE LOS DOCTORES LE DIERON POR MUERTA LA ESTABAN VELANDO EN SU CASA PUESTA YA EN EL ATAUD Y DE PRONTO ELLA comenzo a golpear el ataud porque esta cerrado y ahi gritaron y fueron en su ayuda la sacaron y ella corrio hacia su madre asustada y llorando

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home